Panamá y su ecosistema marino, bajo protección

La riqueza en biodiversidad de Panamá no solo se extiende a la flora y fauna que habitan en sus tierras. El acceso tanto al océano Pacífico como al Mar Caribe permite que Panamá cuente con una exquisita biodiversidad no solo atractiva para científicos, sino también para turistas locales e internacionales.

La Autoridad de los Recursos Acuáticos de Panamá destaca que en Panamá existen alrededor de 629 especies de peces marinos registrados en el Caribe, mientras que en la zona del Pacífico se encuentran alrededor de 678 especies. Tan solo 65 especies cohabitan en ambos mares.

Nuestras aguas, además de ser hogar de distintas especies de tortugas, también reciben a 26 especies distintas de mamíferos marinos como cachalotes, delfines y toninas.

Pero este ecosistema también conlleva una gran responsabilidad. Y es en este sentido que en nuestro país existen iniciativas no solo desde el Gobierno Nacional, sino también de organizaciones para proteger estas especies y resguardar sus ecosistemas.

En septiembre de 2015 Panamá declaró dos nuevas áreas protegidas en su territorio. Se trata de la Cordillera de Coiba y Banco Volcán. Con estos dos nuevos espacios, que suman 31 mil 435 kilómetros cuadrados, la superficie marina bajo protección pasó a ser el 13.5% de sus aguas jurisdiccionales.

Adicionalmente, el Programa de Saneamiento de Panamá tiene como misión mejorar la calidad de vida de la población, el medio ambiente y las condiciones sanitarias de Panamá. Para ello, entre otros objetivos, esperan sanear la Bahía de Panamá, tratando las aguas residuales que ingresan a ella producto del consumo humano.

Por la conservación de las tortugas

El 15 de marzo de este año publicó en la Gaceta Oficial N° 28237-a el Plan de Acción Nacional para la Conservación de las Tortuga Marinas en la República de PanamáPara este documento publicado por el Ministerio del Ambiente participó la Autoridad de Recursos Acuáticos de Panamá (ARAP), comunidad científica, grupos comunitarios y distintas oenegés. Juan Posada, gerente de Ciencias de MarViva, una de las organizaciones involucradas en el desarrollo de este documento, destacó que con este se dictan “los lineamientos que tanto instituciones del estado como particulares deben seguir” para garantizar la protección de esta especie.

Existen distintas organizaciones que trabajan para la protección de las tortugas marinas. En la web Panatortugas.org se encuentran agrupadas 18 organizaciones de conservación panameñas, que además de proteger las playas donde anidan estas especies, manejan distintos programas de educación ambiental en las comunidades.

En Panamá la venta de huevos de tortuga está prohibida. Héctor Guzmán, científico del Instituto Smithsonian de Investigaciones Tropicales, señaló recientemente que “la caza furtiva indiscriminada de huevos de tortuga marina tiene efectos devastadores sobre estas especies en peligro”. Adicionalmente, en un estudio realizado por este instituto junto a la Universidad de McGill se indicó que los huevos de tortuga colectados en la costa del Pacífico de Panamá “pueden contener niveles excesivamente altos de metales tóxicos”.

Posada destacó que actualmente se encuentra junto a MiAmbiente, ARAP, sectores pesqueros, universidades y centros de investigación, en proceso de revisión del Plan de Acción Nacional para la conservación y aprovechamiento sostenible de los tiburones (Pantiburón). La versión vigente de este documento data del año 2010.

Finalmente, el gerente de Ciencias de Marviva indicó que se encuentra trabajando en una guía de adopción voluntaria para el avistamiento responsable de tiburones y rayas.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *