Acciones para practicar una pesca responsable

Desde hace 14 años la Fundación MarViva se encuentra en Panamá con el objetivo de trabajar en la conservación y el uso sostenible de los bienes y servicios marinos y costeros. Para conversar sobre pesca responsable entrevistamos a Juan Posada, Gerente de Ciencias:

“Pesca, comercio y consumo responsable, para mi es un triángulo en los que todos tenemos responsabilidad” comenta el representante de MarViva.

Para Posada, la pesca responsable va más allá de cumplir con lo estipulado en las normativas, y existen algunas prácticas que si bien no están establecidas en las leyes, los pescadores pueden seguir para ejercer su trabajo con mayor responsabilidad.

Una de ellas, por ejemplo, es el uso de motores de cuatro tiempos cuyo costo de adquisición es mayor, pero que consumen menos combustible y generan menos ruido que los motores de dos tiempos. “Termina siendo más económico para el pescador”.

“No hay una resolución en cuanto a las tallas de los peces que se desembarcan y comercializan”. Sin embargo, MarViva tiene una recomendación de que una pesca, y a su vez un consumo responsable, es si tu comercializas o

Juan Posada. Foto: Miguel López.

consumes ejemplares que estén por encima de la talla de madurez. “De tal manera que procuras que los ejemplares hayan tenido la posibilidad de reproducirse al menos una vez”.

Posada recomienda también mantener una cadena de frío adecuada con el producto, que comienza con colocar los ejemplares en hielo para que lleguen en buenas condiciones al mercado, y posteriormente a la mesa de los consumidores.

Sobre la legislación, actualmente la ARAP lidera el Diálogo Nacional por la Pesca, una iniciativa en la que participan asociaciones de pescadores industriales, artesanales y de la pesca deportiva y recreativa. A finales del 2016 con este diálogo “se consensuaron las líneas estratégicas para profundizar. Ahora mismo están unas mesas para conversar sobre el tema del uso de las redes de trasmallo”.

En diciembre 2016 el consejo de gabinete dio su aval al Proyecto de Resolución 206-16, que adopta el Plan Nacional de Pesca Sostenible, presentado por el Ministro de Desarrollo Agropecuario, Enrique Carles.

Pesca deportiva

Las costas panameñas son también ricas para la pesca deportiva como actividad turística y de entretenimiento. En este sentido, para el Gerente de Ciencias de MarViva existen una serie de acciones que pueden tomar los aficionados de este deporte para garantizar la salud de los recursos y espacios acuáticos.

En un principio es importante respetar las Áreas Marinas Protegidas, espacios que protegen especies migratorias y en peligro. En la página web de MarViva se pueden encontrar los mapas con las áreas protegidas, y las dirigidas para la pesca deportiva.

Recomiendan practicar la modalidad de captura y liberación, que si bien está ya contemplada para los peces de pico, puede también según Posada ampliarse a otras especies.

Un pescador deportivo responsable, señala MarViva, “no contamina el medio acuático donde realiza su actividad de pesca”. En este sentido es importante que recoja todos los envases y desechos que produzca y que puedan representar un peligro para la vida marina.

Las consecuencias de una pesca que no vaya alineada al cumplimiento de las normativas no es lo único que está afectando a nuestro ecosistema marino. “Hay un desarrollo urbanístico que cuando se hace en los espacios que tienen otro tipo de vocación, como los manglares, se genera un conflicto”.

En este sentido, Posada afirma que el “apetito urbanístico” ha llevado a la destrucción de muchas áreas. “Es evidente cuando tú haces comparación de cobertura de manglar, vez que ha habido una pérdida, eso genera un problema con consecuencia sobre la actividad pesquera”.

Otro contaminante que ha afectado a los pescadores, señala Posada, son los plaguicidas. El rocío desde aviones hace que el viento se arrastre el plaguicida, o incluso las lluvias hacen que estos químicos se depositen en el mar, generando mortandad de peces.

Un consumidor responsable

Además de que pescadores y autoridades velen por el cumplimiento de las normativas, para MarViva es importante que el consumidor esté informado para que de esta forma pueda presionar “para que las cosas se hagan bien”.

A fin de ayudar en este objetivo, MarViva desarrolló una aplicación que se llama MarViva: Guía Semáforo, disponible en PlayStore y AppStore. En esta app encuentras información sobre las distintas especies, con recomendaciones sobre las tallas mínimas en las que debes comprar esta especie, así como un semáforo que indica el nivel de peligro de esta especie en el país.

“Las especies en rojo son aquellas que no recomendamos su consumo bien sea porque están protegidas en Panamá, o porque están en alguna de las categorías de amenaza de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza”.

Otra aplicación disponible es Vigilantes del Mar, en la que los usuarios pueden realizar de forma anónima sus denuncias. Esta aplicación está disponible para Chiriquí y Veraguas.

Para conocer más sobre la Fundación MarViva puedes ingresar a la web www.marviva.net

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *