Deportes al aire libre: una forma de ser responsable con el medio ambiente

Hoy en día muchas personas practican deportes de algún tipo. Algunos de ellos los realizan en lugares cerrados, como gimnasios o estadios, y otros al aire libre.  Sin embargo, al hacerlos al aire libre hay que tomar en consideración un abanico de temas importantes.

Hablamos con Adrián Benedetti, máster en manejo de recursos naturales, fundador de Caminando Panamá y director del parque Summit, de 2005 a 2009, y Domingo de Obaldía, senderista experto y vicepresidente de Caminando Panamá, quienes expusieron una serie de siete principios generalmente aceptados y promovidos como ejemplos a seguir a la hora de practicar deportes al aire libre de manera sostenible (ecológica), conocido como “Leave No Trace” (No dejes rastro).

El concepto, creado en los años de 1960 por el Servicio Forestal de los Estados Unidos, busca enfatizar la ética ecológica y las buenas prácticas de manejo ambiental para reducir el impacto ambiental de los visitantes a áreas naturales. Hoy en día, casi todos los senderistas, escaladores, campistas, corredores de trillo, etc., se rigen de una forma u otra por estos principios básicos enumerados a continuación:

  • Planificar y estar preparado: Es posible, por ejemplo, reempacar alimentos para no llevar basura adicional. Debemos revisar los reglamentos o normas específicas del área a visitar (para saber si está permitido pescar, hacer fogatas, acampar, etc.).
  • Manejar y disponer de la basura de manera responsable: Llevarnos todo lo que traemos y no lavar equipo ni ropa en ríos ni lagos (recoger el agua y lavar a 60 metros de ríos y lagos).
  • Viajar, acampar y practicar deportes en superficies adecuadas: Tratar de utilizar áreas que ya han sido impactadas en lugar de crear nuevos impactos. Utilizar los senderos y rutas establecidas anteriormente por las personas a cargo del área.
  • Minimizar el impacto de fogatas: No utilizar ramas vivas/troncos vivos, solo caídos/secos y en áreas donde sea permitido. Quemar solo madera o carbón, y nunca dejar la fogata sin supervisión, pues podría ocasionar un incendio forestal.
  • Respetar la fauna y la flora silvestre: No darle de comer a los animales ni intentar tomarlos ni perturbarlos.
  • Ser considerado con los otros visitantes: Puede haber otras personas cerca que vienen a disfrutar de la paz y la tranquilidad. Es preferible evitar la música alta, el ruido innecesario y cualquier otra molestia, que además incomoda a los animales. Si se lleva una mascota, esta no debe perturbar a los demás.
  • Dejar intacto el ambiente: No llevarse nada a casa (plantas, monumentos/restos históricos) y dejarlos tal cual los encontramos, para que otros también se maravillen y puedan apreciarlos.

Si seguimos estos consejos, no solo estamos apreciando mejor el ambiente, sino que contribuimos a su preservación.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *